12/2/15

18. Órgano de la Catedral Católica de "Santa María Reina" de Iasi, Moldavia.

Él órgano se acabó de construir en 1990, es uno de los mas grandes del país y el mas grande de la región de Moldavia.
Iaşi es una de las ciudades más pobladas e importantes de Rumania. La ciudad fue capital del Principado de Moldavia desde 1564 hasta 1859, de los Principados Unidos de Valaquia y Moldavia entre 1859-1862, y del Reino de Rumania entre 1916-1918.
Está situada al nordeste del país, cerca de la frontera con la República de Moldavia, en el distrito de Iaşi, del que es capital. La ciudad es atravesada por el río Bahlui. Iaşi es una de las principales ciudades rumanas con una población de 290 422 habitantes, por lo que es el centro social, económico, cultural y académico de la histórica región rumana de Moldavia. Conocida como "La ciudad sobre siete colinas" y "La ciudad de los grandes amores", Iaşi es un símbolo de la historia de los rumanos. El historiador Nicolae Iorga afirmó: "No debería haber ningún rumano que no conozca bien la ciudad de Iaşi".
La más antigua universidad rumana fue construida en Iaşi: se trata de la Universidad "Alexandru Ioan Cuza". Hoy en día hay 80 000 estudiantes en la ciudad, repartidos en cinco universidades públicas y tres privadas. La rica vida social y cultural se sustenta en el Teatro Nacional (el más antiguo teatro nacional de Rumania), en la Ópera, la Filarmónica Estatal de Iaşi, el Ateneo Tătăraşi, un famoso jardín botánico (el más antiguo y el más grande de Rumania), la Biblioteca Central Universitaria (la más antigua de Rumania), los grandes festivales y centros culturales, numerosos museos, casas memoriales y monumentos históricos.
Fue capital del estado durante la Primera Guerra Mundial entre 1916-1918, ya que todas las provincias rumanas fueron ocupadas por los ejércitos involucrados en la guerra, excepto Moldova. Aunque Bucarest seguía como capital, también fue ocupada. Así, como si la historia nos enseñara otra vez el papel de Iasi en la evolución de la identidad nacional, la ciudad se convirtió en el hogar de los rumanos. Fue Iasi el lugar donde se inició el movimiento por la unificación de los principados rumanos. Alexandru Ioan Cuza, gobernador de Moldova y fundador de la primera universidad de Rumania, decretó la Unificación de los principados de Moldova y Valahia, conocida también como Tara Romaneasca ("El país de los rumanos"). Fue el primer paso, para que en 1918 Transilvania también se uniera formando Marea Unire (La Gran Unificación). Así, Rumania se convertía por primera vez en un estado unido y autónomo, siendo celebrado el acto en Alba Iulia, la ciudad de la Gran Unificación, el 1 de diciembre de 1918 (Día Nacional de Rumania).
La nueva catedral fue construida debido a la insuficiente capacidad de la antigua catedral de Santa María de la Asunción. Hasta 1989, este objetivo no era factible debido a la oposición del régimen comunista. Los 15 agosto de 1990, puso la primera piedra del nuevo santuario por el obispo Pedro Gherghel, pero la prefectura de Iaşi ordenó al cabo de unos meses la suspensión de los trabajos argumentando que la iglesia estaba demasiado cerca de Via Mare Stefan, lo que afecta a la visibilidad de los edificios existentes en misma zona. Diócesis ha identificado una nueva ubicación para la catedral. El nuevo proyecto fue diseñado por el arquitecto George Heres. En agosto de 1992 comenzó la labor de la fundación y en octubre de 1993 la parte del sótano del edificio ya estaba apto para el uso para el culto. La primera misa en el sótano se celebró el día de Navidad en 1993. La catedral fue terminada en junio de 1998. En los años siguientes, se han realizado trabajos para reforzar el techo y terminar la decoración exterior e interior. El 10 de noviembre de 2005 fue celebrado la solemne dedicación del altar y la consagración de la catedral de "Nuestra Señora Reina", con una misa concelebrada por 23 obispos y la participación de más de 200 sacerdotes de la diócesis y más de 3.500 fieles.